MIRENME

__ Mírenme, no soy la misma de antes. __  Es lo que quisiera gritar  con todas las fuerzas de mi pecho. Con todas las fuerzas de mi alma, con todas las fuerzas de mi  voz hasta quedar ronca, sin  poder pronunciar más una palabra, pues en esa frase lo he dicho todo y es que es la verdad, no soy la misma de antes desde que te conozco a ti.
     Cuando llegaste a mi vida recuerdo que sobre mi cuerpo habían pasado ya varios pares de manos  que ilusamente habían intentado dejar marcas en mi piel pero, esa caricias momentáneas se resbalaban de mi ser  al igual que el agua bajaba por mi cuerpo cuando al terminar de "hacer el amor"  optaba por solo limpiar mi figura  como si con ello limpiara también mi mente y mi espíritu. En mi mente no quedan mas  imágenes de lo sucedido, pues  en este momento son de olvido permanente pues no fueron importantes.
     ¿Que eran esos encuentros? solo momentáneas aportaciones de placer. El quedar satisfecha solo de manera física y muchas veces ni eso. Solía satisfacer a mi pareja, pero no quedaba nunca complacida yo. Quería que ella se sintiera bien al provocarle el orgasmo que muchas veces no se si fue sincero,   y en mi,  en mi quedaba   más bien  satisfecho mi pensar,  mi psiquis, mi deseo en si (mi calentura), pero no mi pasión  y mucho menos  mi corazón.
    Hubo ocasiones, en que el solo levantarme después del acto causaba en mi profunda incomodidad. En ves de rebozar de felicidad sentía que había cumplido un compromiso. Que era una buena amante por saber llevar a mi pareja a la cumbre, pero yo quedaba en el escalón mas bajo y solo tenía que dar la media vuelta y retirarme. Ni siquiera escalaba el primer nivel. No podía hacerlo, no sabía hacerlo, tenía miedo, estaba equivocada.
     Hasta que llegaste tú  mujer  de blanca piel y  hermosos ojos claros. Mujer de cuerpo exquisito, aunque pequeño,  y linda voz con acento extranjero. Mujer de firmes pechos, caderas y muslos fuertes  y  poderosas  manos que me han sabido sostener de manera suave  en esos momentos en que mi cuerpo desfallece y se deja llevar por la divina explosión  que realmente produce el amar.  
      Tú, con toda tu experiencia,  has sabido llevarme a esos rincones indómitos donde he dejado de ser yo, donde  he perdido mi voluntad de manera completa y todo para entregártela a ti.
     Pasé, en tus manos, con tus besos y  con tus caricias;   de ser un arquero que elegía su objetivo fríamente, a ser la flecha que ahora no sabe que punto tocará, porque su guía depende de ti, la dirección tu la eliges, la fuerza del disparo también la tienes tú; y yo me vuelvo un objeto de placer en tus manos que solo buscas a hacer llegar a un objetivo y ese objetivo es  ganar.
    Y me pierdo en ti, en tu cuerpo. Me envuelven tus caricias, tus besos, tus olores y tus gemidos. Llenas mis esperanzas ahora de saber que puedo amar. Tus manos han quedado ahora si grabadas en mi cuerpo como marcas internas que nada mas podrá borrar.
     En la cama,  contigo a mi lado, me vuelvo en una masa informe que tú moldeas a tu gusto y deseo. No soy más que un receptáculo de todo ese fuego que tienes internamente, de toda esa pasión que emerge de  cada poro de tu piel, de cada bello erizado, de cada gota de sudor que  resbala por tus costados y que hace brillar las delicadas líneas de tu figura. Me conviertes con tu amor en una escultura perfecta, me haces sentir una diosa cuando soy imperfecta, me haces tocar el cielo con las manos.
     Has sabido hacer llegar mi cuerpo a la máxima plenitud. Cuando tus dedos recorren mi rostro y cuando tus besos van dibujando las líneas de mi cuello. Has sabido hacerme estallar, cuando tu lengua después de recorrer mis senos con todos los besos que depositas en ellos van bajando aun mas y  penetran  en mi centro llegando hasta el fondo hundiéndola toda   y mas aun cuando has abierto  con delicadeza  y húmeda  firmeza a su eterno compañero  que  la   atrapa y presiona nada más al intentar entrar.
  Tus dedos  si, son pequeños, pero muy hábiles.  Ellos saben justo que tocar, saben justo que presionar, las direcciones en que  deben moverse y la intensidad en que entran y salen de mi cuerpo y como se conjugan al sentir tu peso en mis piernas y mi vientre pues debes acomodarte para poder penetrar hasta el fondo y yo solo te dejo pasar.
     Nadie, nadie amor  había osado entrar en tan íntimos rincones. Nadie había podido avanzar en las barreras que yo misma ponía para poder sentir placer. Porque nadie había sido digno de llegar y nadie había sabido escalar tampoco mi ansiedad y necesidad.
   Pero llegaste tú y  has sabido llevarme poco a poco. Has vencido por sobre mi negativa a dejarme llevar. Tú has sido  la única persona que sin permiso muchas veces sueles atracar en mi puerto. Y la única mujer que incluso suelta  mis amarras si me convierto en barca y sin decir nada mas tomas mis remos y me llevas hasta el lugar donde me haces llenar de ti.
    ¿En que no me convierto cuando estoy contigo? Cuando te posas sobre mi espalda y me llenas de besos la nuca y viajas a mis oídos. Solo escucho tu respirar acelerado que combinado con el mío se vuelve uno solo seguro que si alguien estuviese observando la entrega no supiera quien es quien, porque una sola somos.
    Y así estando de espaldas, la caricia sutil de tus bellos en mis nalgas. Cuando pegas tu cuerpo y desfalleces sobre mí. No, no soy dueña de mis acciones en ese momento, he perdido todo control de mi ser y pensamientos solo anhelo que el tiempo no pase y te quedes posada así en mi.
    ¿Que tienen tus besos que me han tatuado toda? Que aun en la distancia sigo sintiendo arder la piel que ha sentido tus labios. Que tiene tu respiración que hace estremecer mi nuca porque al sentirla  cerca de mis lóbulos, este se erizaba como nunca nadie pudo lograr. Que tienen tus manos que han marcado su posesión en mí y no dejan que mi cuerpo sea de más  nadie, solo de ti. Que tiene tu olor que siempre me acompaña y hace vibrar mi cuerpo solo con su recuerdo.
    Mujer... Mujer de blanca piel y castaños cabellos. Hacer el amor contigo ha sido de los momentos más bellos que si me pidieras mi vida en esos momentos creedme que te la diera  completamente a ti.
   Y ahora. Cuando pensaba que nunca  podría llegar a sentir lo que siento, pues equivocada estaba de mi forma de amar has llegado tú  hermosa  argentina que has sabido recorrer con mágica pasión cada parte de mi ser y que me has hecho sentir a la vez todo lo maravilloso que resulta ser amada... Como mujer. Tu mujer  mi amor

  Y por eso. TE AMO.

  Y por eso.  SOY FELIZ.

Autora: Lo Ma San
lalita_san@hotmail.com

PD. Y al escribir lo que siento, tu imagen, tus palabras, tu recuerdo no se aparta de mi pensamiento y es porque te has convertido en parte de mi ser.  Te amo Elsa, te amo como no he llegado jamás a amar a alguien. Si antes yo decía que amaba, ahora puedo decir que estaba equivocada  o que no era con la misma intensidad de este amor que siento por ti.