¿EXISTE ALGUNA DIFERENCIA ENTRE LA VIOLENCIA DOMESTICA
EN PAREJAS HETEROSEXUALES O DE LESBIANAS?


Una relación lesbiana que se incluya en la categoría de violencia doméstica no es solamente dos mujeres peleándose. La violencia doméstica es un juego de contorl y poder, el objetivo de la persona que abusa es dominar y controlar a la víctima.

Hay muchos factores que influyen a una víctima a no abandonar una relación abusiva. Como en las relaciones entre parejas heterosexuales, existe un ciclo que incluye períodos de abuse con períodos de amor y calma que no dejan ver a la víctima que su pareja es en realidad una persona violenta y abusiva. También existen factores de dependencia económica, falta de recursos, imposibilidad de sustentarse por sí misma que impiden que la relación pueda ser quebrada por la víctima y liberarse de esa situación.

Pero en una relación entre lesbianas tenemos un hecho adicional que debe ser manejado: la manipulación por parte de la persona que abusa que amenaza a su pareja con decirle a todo el mundo de su opción sexual si esta trata de salirse de la relación. Este es un hecho muy serio, en una sociedad que no garantiza la totalidad de derechos de los ciudadanos gay. Que la familia y amigos sepan de la opción sexual puede ser causa de la pérdida de relaciones que son importantes en la vida de la víctima. Una lesbiana puede ver su empleo en peligro si es descubierta frente a sus empleadores. Puede sufrir la pena de perder a sus hijos por medio de una orden de la corte. Todas estas causas pueden mantener a una lesbiana atrapada en una relación violenta e insegura.

Los preconceptos que se arrastran de las relaciones hombre/mujer no pueden ser aplicados cuando se evalúa una situación de abuso entre mujeres. Una mujer no debe ser mas grande físicamente que su pareja para abusar de ella, tampoco deben ser necesariamente mas solventes económicamente ni estar en una mejor posición socio - económica.

Brindando ayuda

Lograr que la comunidad lesbiana reconozco que existen situaciones de violencia doméstica entre mujeres es el primer paso para poder ayudar a las víctimas y a las abusadoras. La opresión que sufren los gays y las lesbianas por parte de la sociedad hacen que quieran mostrar sus relaciones ante el mundo como ídilicas, no aceptando este tipo de situaciones...lo que conlleva que las víctimas no denuncien por miedo al ostracismo por parte de sus pares, y que las abusadoras no busquen cambiar su modo de vida, dado que si una víctima de abuso denuncia su situación puede llegar a ser destruida por su propia comunidad por revelar su secreto.

Las agencias que trabajan con mujeres maltratadas deberían educar a su staff para evitar la homofobia y también sobre las lesbianas que sufren de abuso. Se debería hacer un esfuerzo para que las lesbianas se sintieran bienvenidas de llamar para solicitar ayuda y sentirse protegidas del mismo modo que se protege a una víctima de abuso proveniente de una relación heterosexual.

Algunos preconceptos

Es un error asumir que todas las relaciones lesbianas se basan en un patrón de «femenina y masculina», o que la lesbiana abusadora debe ser la «masculina»

Una relación lesbiana puede llegar a ser tan violenta físicamente como una relación heterosexual.

La homofobia por parte de la policía muchas veces evita que las lesbianas que sufren de violencia doméstica puedan ser asistidas.

Grupos de apoyo especificamente creados por mujeres que sufrieron de este tipo de violencia permita que las lesbianas puedan hablar mas libremente sobre su relación.

Las líneas de apoyo para mujeres golpeada a veces tiene un inesperado osctracismo hacia las lesbianas al usar automaticamente la palabra «él» cuando se refieren al agresor, y no tiene literatura que incluya información sobre lesbianas abusadas.

Muchos jueces no tienen idea sobre la relación entre lesbianas y se niegan a emitir órdenes de protección para las lesbianas abusadas.