GUIA PARA PRACTICA DE SEXO LESBICO SEGURO
EN TUS PRACTICAS SEXUALES
TU ESCOGES LA SEGURIDAD QUE QUIERES TENER

Esta guía esta pensada para ti, y creemos que es necesaria puesto que no existe suficiente información para lesbianas sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Aquí pretendemos ofrecerte algunos conocimientos sobre estas enfermedades y, ante todo, sobre cómo puedes practicar sexo seguro.
Los estudios sobre las enfermedades de transmisión sexual entre mujeres son pocos y limitados,  pero coinciden en que este tipo de enfermedades aparecen con menos frecuencia en mujeres lesbianas.
Es importante que conozcas y asumas cuales son las practicas de riesgo entre mujeres y las enfermedades de transmisión sexual que pueden afectarte.
Date un tiempo para leerlo y después... ¡Disfrútalo!

CANDIDIASIS
Esta causada por un hongo (Candida Albicans) que puede encontrarse en la vagina. Cuando crece en exceso es cuando se convierte en un problema.
Los síntomas son malestar y picor en la vagina, con presencia en algunos casos de un flujo blanquecino y cremoso y acuoso.  El tratamiento de la candidiasis es mediante farmacos antifungicos (anti-hongos) que se presentan en forma de cremas y/o ovulos que han de aplicarse de 1 a 5 días. Las recaídas son frecuentes. Como medida preventiva es importante evitar la humedad, el sudor y la irritación en la vagina.

CONDILOMA (Verrugas genitales)
Esta causado por un virus (Papiloma de Virus Humano) que origina unas verrugas de color rosa o del color de la piel. Las hay de dos clases: unas pueden ser protuberantes, puntiagudas o redondeadas, y crecen en forma de racimo de coliflor que una misma puede detectarse; otras son pequeñas, planas e imposibles de descubrir a simple vista. Estas verrugas aparecen en los labios o el interior de la vagina, en el recto o en el cuello uterino, 3 u 8 semanas después de haberse producido el contagio.
Los síntomas en la fase de formación son picores y escozor, que además pueden producir pequeñas hemorragias, irritación en los labios vaginales y la piel de la zona infectada puede agrietarse.
Un examen ginecólogo es básico para detectar la infección. El tratamiento para eliminar estas verrugas puede hacerse por electrocauterizacion (quemándolas), congelándolas, extirpándolas o aplicándoles una pomada o liquido especifico. Con este ultimo tratamiento, las aplicaciones deben repetirse durante semanas. 

GONORREA
Esta enfermedad infecciosa esta causada por una bacteria (Neisseria gonorrhoeae) que afecta al cuello del útero, al recto, a la faringe y a los ojos. Tiene un periodo de incubacion de 2 a 14 días.
Los síntomas no siempre aparecen (puedes tenerla sin notarlo) y si lo hacen no son iguales en todos los tipos de gonorrea. Sus manifestaciones mas habituales son una mayor frecuencia y sensación de malestar al orinar.  La gonorrea rectal generalmente no presenta síntomas, en algunos casos puede producir malestar anal y supuración rectal, que a veces se detecta en las heces. En el caso de la faringitis gonococica, solo a veces produce dolor de garganta y molestias al tragar. Como los síntomas básicos son comunes a otras infecciones, lo mas aconsejable es acudir a tu médica. La gonorrea se trata con antibioticos.

HEPATITIS
Es un proceso inflamatorio del hígado provocado por un virus (A, B, C, Delta, E...) y empeora con el alcohol, los farmacos y otras causas menos comunes.
La gravedad de la h epatitis depende de la respuesta del sistema inmunologico (sistema de defensas del organismo) de cada persona, pudiendo tener una amplia gama de síntomas. En un caso de hepatitis aguda, el desarrollo de la enfermedad empieza de modo brusco, con malestar general, náuseas, vómitos, perdida de apetito y, a menudo, fiebre. Puede haber también erupciones cutáneas y dolores articulares, sobre todo en la hepatitis B. A los 3-10 días aparece orina oscura y después ictericia (una coloración amarillenta de la piel y de las mucosas). Estos síntomas van desapareciendo progresivamente, aunque la ictericia continua. Después de 2-4 semanas se esta ya en la fase de recuperación y disminuye poco a poco la intensidad de la ictericia.
Normalmente, la hepatitis se resuelve de modo espontáneo al cabo de 4-8 semanas desde su comienzo. Es necesario guardar reposo, pero en la mayoría de los casos no es preciso tratamiento.
- Hepatitis B
Es debida al virus B (VHB). Este se encuentra en la sangre, el semen y las secreciones vaginales en concentración suficiente como para producir la infección. Se trata esencialmente de una enfermedad de transmisión sexual, cuyo periodo de incubacion es de 6 a 25 semanas.
Hay que tener en cuenta que en el 5-10% de las infecciones por el virus B hay una progresión a la cronicidad (se considera crónica toda hepatitis que dura mas de seis meses)
La hepatitis crónica puede manifestarse de tres maneras distintas:
* La hepatitis es persistente pero leve.
* La hepatitis es activa y se cronifica.
* La persona es portadora del virus de forma crónica pero no hay síntomas de hepatitis.
Una vez que se contrae la hepatitis, esta se puede tansmitir cuando se encuentra en activo (fase aguda) o cuando se trata de un hepatitis crónica en cualquiera de sus manifestaciones. No existira riesgo de volver a contagiarse, porque el cuerpo queda inmunizado.
En el tratamiento de la hepatitis B crónica se utilizan, en algunos casos, inyecciones de Interferon ®. Existe una vacuna contra la Hepatits B, cuya eficacia y tolerancia ha sido ampliamente comprobada. Si no estas vacunada, puedes hablar de ello con tu médico.
- Hepatitis A
Esta causada por el virus A (VHA). Se transmite sobre todo por contacto fecal-oral (alimentos, agua contaminada y/o contactos sexuales orales-anales).
- Hepatitis C
Es debida al virus C (VHC) y se transmite por la sangre. La transmisión por vía sexual es rara pero posible. La hepatitis C es la que tiene mayor tendencia a cronificarse (hasta el 50%). Aunque lo mas común es que la hepatitis crónica resultante siga un curso benigno y a menudo asintomatico, un porcentaje próximo al 20% de las personas con VHC acaban desarrollando cirrosis. No existe una vacuna para este tipo de Hepatitis.
El tratamiento puede consistir en inyecciones de Interferon ® en el caso de la hepatitis crónica.

HERPES
Es una infección de la piel producida por el virus del Herpes Simple (VSH). Existen dos tipos de virus: el tipo 1, que suele producir mas frecuentemente herpes labial, y el tipo 2, que suele ser genital.
Muchas personas han estado expuestas al virus del herpes simple, con la aparición de heridas alrededor de la boca, que es su manifestación mas común. El virus tipo 2 produce en la zona genital un herpes que se manifiesta como una ampolla única y dolorosa o como un racimo de ellas en la vagina, labios mayores y menores, alrededor del ano y en los pezones.
El herpes tiende a reaparecer, ya que el virus que lo produce no se elimina del cuerpo y puede reactivarse y volver a infectar la piel. La primera vez que aparece es mas doloroso y las lesiones (heridas) son mas prolongadas y diseminadas que en los posibles brotes posteriores.
Los síntomas comienzan con escozor y una pequeña mancha, apareciendo después grupos de ampollas dolorosas que se abren; a veces van acompañadas de úlceras. Además del dolor hay malestar general y puede dar fiebre. Las ampollas suelen cubrirse de una costra y al cabo de 7-10 días se curan.
En las personas con el sistema inmunitarios (sistema de defensas del organismo) débil por infección del VIH o por otras causas, las lesiones pueden durar semanas o incluso mas tiempo.
El contagio puede producirse por contacto con las heridas causadas por el herpes, tanto en la boca como en los genitales. El tratamiento habitual es mediante un antivirico denominado Aciclovir.
Otro tipo de herpes es el Herpes Zoster. Esta causado por el virus de la varicela-zoster, el mismo que provoca la varicela. Este virus (V-HZ), como los anteriores, no se elimina del cuerpo, sino que permanece inactivo en las fibras nerviosas. En algunos casos (por debilidad del sistema inmunitario, enfermedades...) puede activarse. Se manifiesta por la aparición de ampollas muy dolorosas, generalmente en el tórax y en la cara. La mayoría de las personas se recuperan sin secuelas.

VIH/SIDA
El VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es el virus que provoca la enfermedad que conocemos como SIDA y que ataca el sistema inmunologico (sistema de defensas de nuestro organismo), destruyendo progresivamente algunas de las células que lo forman y que nos defienden de las enfermedades.
El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es la ultima etapa de la infección por el VIH.
Clinicamente se habla de SIDA cuando una persona tiene su sistema inmunologico muy debilitado y corre el riesgo de contraer infecciones, determinados tipos de cáncer o alteraciones neurologicas. Una persona seropositiva (VIH+) es aquella que esta infectada por el VIH pero no ha desarrollado necesariamente SIDA, aunque puede igualmente transmitir el virus.
El VIH se encuentra en los fluidos del cuerpo pero solo tiene capacidad de infectar en la sangre (también en la sangre menstrual), en el semen, en el flujo vaginal y en la leche materna. El contagio se produce cuando el virus, transportado por uno de estos fluidos, penetra en el organismo de otra persona a través de sus heridas.
El virus puede transmitirse por contacto sexual sin protección, a través de la sangre (por ejemplo compartiendo jeringuillas), durante el embarazo, el parto o la lactancia de una mujer seropositiva a su hijo.
Nuestro sistema inmunologico, ante la presencia de cualquier virus, genera unas células especificas que intentan luchar contra los virus: los anticuerpos. Cuando el virus entra en un organismo, este necesita un tiempo mínimo para generar los anticuerpos del VIH. Este periodo de tiempo oscila entre las 3 y las 12 semanas y en algún caso puede ser superior. A este tiempo se denomina «periodo ventana», durante el cual una persona infectada por el VIH puede contagiar a otras personas, aunque la infección aun no sea detectable a través de los tests.
Así, debemos tener en cuenta que después de una practica de riesgo es imprescindible dejar transcurrir unos tres meses antes de poder realizar una detección de anticuerpos del VIH de una manera fiable.
El tratamiento de la infección por el VIH es mediante retrovirales especificos. Actualmente se ofrece la posibilidad de tomar una combinación de 2 a 5 farmacos, el seguimiento estricto de las pautas del mismo es muy importante.

RIESGO DEL CONTAGIO DEL VIH ENTRE MUJERES
Muchas lesbianas creen que el VIH no es asunto suyo, ya que piensan que solo las mujeres que tienen relaciones heterosexuales o las que toman drogas intravenosas están en peligro.
La falta de información es nuestro mayor riesgo. El numero de casos conocidos de transmisión del VIH entre mujeres es muy pequeño, pero esto no significa que no sea posible.
 

Y AHORA, ¿QUE?
Afortunadamente sabemos que podemos disfrutar de nuestra sexualidad, follar, y afrontar los riesgos. En tus practicas sexuales, tu escoges el grado de seguridad que quieres tener.
¡Recuerdalo, tu decides!
Existe el riesgo de la transmisión de virus en todas aquellas practicas en que el virus contenido en la sangre o en el flujo vaginal de una mujer infectada penetran en el organismo de otra mujer. Un virus entra en nuestro organismo solo a través de heridas; estas pueden ocasionarse en algunas de nuestras practicas sexuales.
Vamos a hacer un repaso de las practicas sexuales que pueden implicar un mayor riesgo de transmisión del VIH y de otras ETS y, sobre todo, de como hacer para que estas sean practicas seguras.

CHUPAR EL SEXO (CUNNILINGUS)
El contacto de la boca con el flujo vaginal es la practica sexual con mas riesgo de contagio; riesgo que aumenta con la menstruación por la presencia de sangre. Si vas a chupar el sexo de otra mujer, puedes tomar precauciones para que esta practica sea segura para ti.
En caso de heridas en la boca o de inflamación en las encías, puedes utilizar un condón abierto. También puedes utilizar un trozo de plástico de envolver alimentos (procura que sea resistente) o un dental-dam (barrera de latex que venden en los sex-shops). Elige el método que mas te guste, cubre el sexo de tu compañera y disfruta practicando el sexo seguro.

FROTE DE SEXO CON SEXO
Frotando sexo con sexo entre mujeres también entramos en contacto con flujo vaginal, pero si no hay heridas en las mucosas genitales el virus no tendrá puerta de entrada a nuestro cuerpo. Solo en algunos casos podríais causar heridas que significaran algún riesgo. Por tanto, esta practica es de bajo riesgo, sobre todo si no hay presencia de sangre.
De todos modos, si prefieres protegerte del todo, emplea una barrera de plástico o de latex colocada entre vuestros sexos.

JUGUETES SEXUALES
El intercambio de juguetes sexuales que han entrado en contacto con flujo vaginal o sangre puede ser una practica de riesgo de transmisión de ETS y VIH. Para prevenirlo, utiliza un preservativo para cada una y no intercambies los juguetes.
Entendemos por juguetes sexuales: vibradores, consoladores, dildos, bolas chinas... u otros objetos que también te pueden dar placer. ¡Con un poco de imaginación, tu nevera puede ser un buen sex-shop!. La Barbie no entra.

MASTURBACION Y PENETRACION CON DEDOS Y MANO
Masturbar y penetrar a tu pareja con la mano o con los dedos puede ser una practica de riesgo si tienes pequeñas heridas producidas por cortes, quemaduras o por morderte las uñas, ya que estas pueden ser una puerta de entrada a diferentes infecciones. Este riesgo aumenta con la presencia de sangre menstrual.
Para gozar del sexo seguro con tu amante es suficiente con utilizar un guante de latex fino o un protector de dedo (dedil), que puedes encontrar en farmacias o droguerias. Además, si usas lubricantes hidrosolubles puedes hacer la practica mas placentera, puesto que la vagina queda mas lubricada.
En tus practicas sexuales, a la hora de prevenir, tu escoges el grado de seguridad que quieres tener. ¡Recuerdalo!

EVITAR EL CONTAGIO
* No compartas cepillo de dientes, maquinillas de afeitar u otros utensilios cortantes en los que puedan quedar restos de sangre.
* Tu higiene y cuidado personal son importantes para protegerte de heridas, tanto en la boca como en las manos, que pueden ser vías de entrada para las infecciones.
* Acude al ginecólogo una vez al año o, si eres seropositiva, cada seis meses. Tu revisión ginecologica debe incluir una revisión del pecho.