ROSTRO OCULTO DE LOS PUEBLOS PRECOLOMBINOS
Eduardo Ramón López


Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de  respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única. Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe  de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.

En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores "traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve".

Durante la acción evangelizadora de fray  Bartolomé de las Casas en México, este prelado observó que la orientación sexual de los hijos jamás fue un conflicto ni un motivo de remordimiento para los padres aztecas,  en sus trabajos el religioso cuentan como en  estas regiones cualquier varón que quisiese podía ser hija, y así, los padres  "le vestían de mujer le enseñaban artes, le buscaban marido y le casaban"

En los pueblos precolombinos cada grupo indígena concibió a la sexualidad de acuerdo con los parámetros establecidos en su cultura, en el Reino de Nueva Granada los caudillos desnudos  promovían  las relaciones homosexuales entre sus seguidores, esto escandalizó al cronista fray Pedro Simón quien  indignado sentenció a todas estas naciones por haber "caído en el pecado nefando".

Al describir la organización de los Incas, el cura doctrinero fray Gregorio García  nos informa de  la existencia de prostíbulos masculinos dedicados a atender a hombres; así mismo la crónica de Pachacuti Yamqui  comunica, que en tiempo del Inca Lluque Yupanqui "habían sido criados varios muchachos para que atiendan sexualmente a los soldados de guerra".

En el imperio incáico, los prostitutos fueron muy populares y su servicios sexuales fueron muy bien pagados por los varones, se los conoció con el nombre de  pampayruna que significa hombre puto.

La relación de Pachacuti narra que cuando nació Amaro Ttopa Inga todos los animales fieros y repugnantes fueron expulsados de la comarca del Cuzco,  llenándose la ciudad de piedras hermosas que alumbraban de noche; al mismo tiempo,  se mando a recoger a todos  los enanos y jorabados para que se ocupen de tejer la ropa para el recién nacido; y a pesar de que no se sabe que vaticinaron los hechiceros sobre el futuro del nuevo heredero , la crónica nos informa, que para celebrar el acontecimiento desde las zonas boscosas del Tahuantinsuyo fue trasladado al Cuzco el dios  Chuqui Chinchay "guarda de los hermafroditas e indios de dos naturas".

La relación de Pachacuti  es la que mejor da a conocer la fuerza que tenía en los Andes sudamericanos el concepto  de un creador andrógino, pues este mismo autor en un gráfico con el que apoya  uno de sus escritos, coloca a Viracocha en la cúspide del orden cosmológico, sugiriendo la dualidad sexual de este dios que incorpora a su naturaleza las fuerzas ocultas que cada género representa.

Una de las primeras actividades que desarrollaron sacerdotes y encomenderos en tierras americanas fue la evangelización de sus pueblos, con este acto se lograba, borrar la memoria histórica de las civilizaciones precolombinas y su inmediata asimilación a la cultura hispánica. La estructura cronológica e ideológica de la relación de Pachacuti  en una de las que mejor muestran la importancia que para los colonizadores tuvo la evangelización de América, pues es evidente que hasta se trató de crear un nuevo  evangelio, en el cual los Incas eran merecedores de  los crueles castigos que recibieron de parte de los españoles en señal de  justicia divina.

Los trabajos de Pedro Cieza de León  entregan datos de un tipo de homosexualidad religiosa, cuando nos informa que "cada templo o adoratorio principal tiene un hombre, dos o más según el ídolo, los cuales andan vestidos como mujeres, y con éstos casi por vía de santidad y religión tienen  su ayuntamiento carnal los señores y principales".

La descripción  de Cieza de León detalla como en las grandes fiestas religiosas, con estos santones gays sólo podían tener relaciones sexuales  los hombres más ilustres y respetados,  en una mezcla de religiosidad y reconocimiento social.  En este punto la crónica es casi una copia textual de la narración que hace fray Bartolomé de las Casas sobres las prácticas homosexuales de los Aztecas.

Las descripciones que Cieza de León realizara sobre la homosexualidad sagrada de los Incas fue mejorada por Bernabé Cobo,  quien describe el culto homosexual que se daba en Pachacamac y Apurímac dos de las más grandiosos y  respetables santuarios del Tahuantinsuyo.

El santuario de Pachacamac se ubicó cerca de Lima  y después del sobrecogedor  Coricancha del Cuzco, este templo tenía el segundo lugar en grandeza, devoción, autoridad y riqueza. Al igual que sucede en los santuarios universales,  a él venían en peregrinación las gentes de todo el imperio incásico.

Según los conquistadores, en Apurímac el ídolo al que se rendía culto hablaba, tenía senos y le vestían con enaguas. Por los infinitos poderes que le atribuían, todo hombre para visitar su santuario debía de vestirse de mujer, y al aproximarse a la deidad en señal de sumisión estaba obligado  a cubrirse los ojos  y generalmente tembloroso y lleno de emoción, se arrodillaba con la cabeza apoyada en el suelo y levantaba los glúteos, según Bernabé Cobo en "posición indecente y fea".

Los cronistas Cieza de León y Gracilazo de la Vega señalan, que en la costa ecuatoriana la actividad homosexual fue "más evidente que en todas las demás naciones", dándose el caso que en la isla Puná,  su cacique Tumballá tenía a varios homosexuales en su  harén, todos cubiertos de oro y piedras preciosas.

En esta América cobriza unos pueblos parecían el espejo de otros, y  el caso del cacique de la isla Puná no fue excepcional, Gonzalo Fernández de Oviedo nos relata  que en las  islas del Caribe, otro rey, el cacique Goanacagari también cubría de oro y joyas a sus amantes varones y mujeres en una expresión típica  de bisexualidad..

El historiador Garcilazo de la Vega recoge los  mitos asombrosos que existían en todo el litoral ecuatoriano,  en donde los protagonistas eran  héroes gays; una tradición repetida generación tras generación narraba, que arrastrados por la furia  del mar, llegaron a las costas ecuatorianas unos hombres gigantes todos llenos de gran valor y que luego de vencer  en cruentas batallas a los de tierra construyeron en piedra edificios hermosos y soberbios, "pozos hondísimos obra por cierto digna de memoria", esta misma  relación señala que   los restos de estos marinos de admirable grandeza se encontraba esparcidos entre Manta y Portoviejo y además que todos fueron homosexuales. Esta y otras crónicas permiten afirmar que en la costa ecuatoriana antes y durante  dominación incásica, la homosexualidad estuvo magnificada.

A medida que se leen más crónicas, la narración que informa de la existencia de prostíbulos masculinos en todos los grandes templos crece, así,  Domingo de Santo Tomas cuenta que entre los serranos las prácticas homosexuales estaban cobijadas por una especie de santidad. Y que a pesar de que algunos indígenas decían que lo aborrecían, sin embargo lo practicaban secretamente.

Igualmente, la homosexualidad femenina  era muy conocida entre los precolombinos, la crónica de Felipe Guamán Poma de Ayala afirma que Kapak Yupanqui tenía "un cariño muy  especial por ellas".

Los Incas tuvieron mucha consideración por las mujeres cuya desenvoltura en el trato social fuera varonil, pues estas mujeres gozaban de muchos privilegios, podían participar en combates, tenían la posibilidad de mantener relaciones promiscuas y de participar en la toma de decisiones.

Por el historiador Agustín Zárate, conocemos la existencia de una provincia exclusiva de mujeres que sólo consentían hombres con fines reproductivos, cuando éstas tenían hijos varones, éstos eran enviados para ser educados por sus padres.

El segoviano Antonio de Herrera y Tordesillas asegura que en algunas etnias las mujeres asumían definitivamente papeles masculinos, así por ejemplo entre los naturales de Brasil,  " algunas mujeres dejan los ejercicios de mujeres, imitan a los hombres, se cortan como ellos los cabellos, van a la guerra y a la caza con arco y flechas".

Los expertos en estudios etno históricos sugieren que el patrón de conducta de estas mujeres fue lo que originó en América, el mito de las denominadas amazonas.

La amazonas americanas se organizaron constituyendo pequeños reinos que habitaron todas las  regiones del imperio incásico,  en cuanto a su estructura social, estuvieron gobernadas por una reina,  que se apoyaba y asesoraba con guerreras invencibles.

La  crónica de Francisco López de Gomara  asegura, que en una pelea una de estas guerreras pudo matar a  ocho españoles.

Para vivir libres del control masculino, las amazonas vivieron dentro de fortalezas inexpugnables llamadas warmi pucará.

Las amazonas mantuvieron fuertes relaciones comerciales con todo el imperio, por esta razón  fueron muy respetadas, su desenvoltura como si fuera hombres las convirtió en heroínas, que cautivaban y exacerbaban la imaginación de todos; una de las reinas más mencionadas en los relatos es Goboimilla que significa "cielo de oro" , quien pagaba tributo al imperio con ropa tejida.

Estudios antropológicos y lingüísticos han demostrado que los Incas utilizaron varias  voces para llamar a las amazonas,  pues  las llamaban chanchak marmi, kakcha, warkana o komí, palabras  que  tienen el significado de lesbiana.

La homosexualidad femenina fue bien vista en los pueblosandinos, dándose el caso de que en los estratos nobiliarios del imperio incásico esta conducta sexual estuvo idealizada.

Conocemos que la homosexualidad  hasta el siglo XIX fue conocida como  pecado nefando, contra natura o el crimen sin nombre, y para el complejo ideológico moral de los colonizadores estos fueron los pecados más indignos, sin embargo curiosamente la homosexualidad femenina no fue condenada, ni considerada como una relación contra natura, ya que en aquellos tiempos no se  sabía si la mujer con la excitación emitía o no su propio semen.

A más de las fuentes escritas antes mencionadas, el material arqueológico proveniente de aquel remoto pasado nos ofrece datos sobre la existencia de prácticas homosexuales de carácter mágico religioso. Así, las culturas Moche y Vicús del centro y norte peruano plasmaron artísticamente en vasijas de arcilla representaciones de  la vida gay de estos pueblos.

El sueño homosexual y la relación homosexual con seres míticos fue tema de creación para los artistas  estos pueblos, cuya  actitud  ante la homosexualidad hizo que los colonizadores los anatematizaran,  calificándolos de culturas depravadas.

Los últimos estudios históricos y antropológicos, consideran que se debe tomar con mucha reserva lo afirmado por algunos cronistas, sobre los terribles castigos administrados por Aztecas, Incas y otros pueblos prehispánicos a los homosexuales,  nuevos elementos de juicio permiten asegurar categóricamente que estas penas jamás existieron, y no fueron otra cosa que un agregado personal que los historiadores dieron a sus obras con fines moralizadores,  puesto que estas historias oficiales fueron redactadas por encargo de la Corona  o de la Iglesia.

Los datos  referentes a las prácticas homosexuales de lospueblos precolombinos motivaron a los etnógrafos Patricia Alberts y Evelyn Blacwood,  a realizar un trabajo de investigación entre las tribus norteamericanas tratando de descubrir que aspecto de lo narrado por los cronistas de Indias había sobrevivido a la  rígida moral judeocristiana impuesta por los colonizadores. Estos profesionales descubrieron que entre los indios Crow habían hombres que se vestían de mujeres, practicaban el shamanismo y se dedicaban a conceder favores sexuales a los grandes guerreros. Conocidos como berdache, estos homosexuales eran tratados con grandes honores y se los consideraba un género aparte, de ahí que, ser servido por un berdache era algo que todo Crow anhelaba puesto que era un encomio a la hombría.

Respecto a las prácticas lésbicas los etnógrafos  encontraron que estas estaban institucionalizadas en 33 sociedades indias norteamericanas, en estas sociedades  se aceptaba transformaciones de género a las mujeres, por lo que estas pueden establecer relaciones afectivas y sexuales con otra mujeres y casarse formalmente.

Uno de los cimientos sobre cuales se fundamentó la conquista en América fue el de la evangelización, la misma que tuvo entre sus objetivos implantar creencias y comportamientos cristianos entre los indígenas. Desde este momento la iglesia y el estado se convirtieron en los controladores de la sexualidad con el fin de que los pueblos precolombinos borren definitivamente el nexo que los unía con su pasado de tradiciones propias.

Es evidente que en la historia de la humanidad la homosexualidad ha sido repudiada, tolerada o idealizada según la época.  En América la apreciación de la homosexualidad por parte de la sociedad debe considerarse por lo menos en dos etapas, la primera sería antes y la otra después de la conquista española, pues de aquí en adelante  estas tierras se convirtieron en teatro de toda forma de ultrajes hacia homosexuales, lesbianas, transgéneros y bisexuales.

Las memorias dejadas por los Cronistas de Indias nos permiten conocer la fatalidad que acompañó a los gays a principios de la colonización, estos fueron las primeras  víctimas del nuevo sistema, centenares de santones gays murieron en la indigencia cuando fueron expulsados de sus tempos, otros y según  relato de fray Bartolomé de las Casas perecieron destrozados por perros  asesinos que trituraban los huesos de sus víctimas, quienes  cayeron en las garras de la Inquisición Primitiva, fueron muertos a garrote vil, ahorcados, quemados vivos  o condenados a remar en galeras de por vida.


FUENTES PRIMARIAS:

Cieza de León, Pedro: Crónica del Perú

Cobo, Bernabé: Historia del Nuevo Mundo

Fernández de Oviedo, Gonzalo: Sumario de la Historia Natural deIndias

García, Gregorio: Origen de los Indios del Nuevo Mundo e IndiasOccidentales

Garcilazo de Vega, Inca: Comentarios Reales

Herrera y Tordesillas, Antonio: Historia General de los Hechos de los Castellanos en las Islas y Tierra Firme del Mar Océano

Las Casas, Bartolomé de: Historia de las Indias

Poma de Ayala, Felipe Guzmán: Nueva Crónica y Buen Gobierno

Santa Cruz Pachacuti Yamqui, Joan de: Relación de antigüedades deste reyno del Pirú

Zarate, Agustín: Historia del Descubrimiento y Conquista de las Provincias del Perú


FUENTES SECUNDARIAS:

Ellefsen, Bernardo : Matrimonio y sexo en el incario.

Kauffmmann Doig, Federico: Comportamiento Sexual en el AntiguoPerú

BIBLIOTECAS CONSULTADAS:

Banco Central del Ecuador - Quito (Fondos Isaac Barrera y Jacinto Jijón y Caamaño)

Universidad Politécnica Salesiana - Quito

Pontificia Universidad Católica del Ecuador - Quito