LA VERDAD SOBRE EL SEXO LESBICO
Por Dr. Jay Asher  Licenciado en Psicoterapia


Suzanne Lasenza, Ph.D. y terapeuta sexual,  dice "Si le preguntan a las lesbianas cual creen sea el problema  número uno de las parejas con una larga convivencia, ellas le dirán "lesbian bed death" (apagón en la cama). ¡Piensen sobre cuan fuerte este mito se ha vuelto!. ¡Y no es verdadero!.

Mito: El mito dice que experimentar una baja en la actividad sexual le sucede solo a las lesbianas, es algo relacionado con el lesbianismo y que es una condición natural de ser lesbiana. ¿De dónde provienen estas ideas destructivas y por qué la comunidad lesbiana las cree?.  Los estudios y las encuestas confirman el mito. Una encuesta por estudiosas del sexo lésbico (e.g., Marny Hall, Joann Loulan y Marge Nichols) que discute la inhibición del deseo sexual, falta de iniciativa sexual y baja actividad, es difundida. Una encuesta como la realizada en el año 1995 Advocate Survey of Lesbian Sexuality and Relationships, que muestra que las mujeres lesbianas tienen relaciones sexuales mucho  mas satisfactorias que la mayoría de las mujeres americanas, es ignorada.

Mi punto de vista es que mis pacientes que acuden quejándose de la reducción de la actividad sexual están experimentando la vida real. No creo que exista  una cosa como lesbian bed death, como tampoco usamos términos como "gay bed death" o "heterosexual bed death".  Tal como las parejas heterosexuales o gays, las lesbianas experimentamos frustraciones en el trabajo, crisis familiares o de enfermedad que demandan nuestra atención y energía, algunas vez teniendo que sacrificar la calidad y el tiempo en que intimamos con nuestra pareja. Con estos hechos en perspectiva, demos un vistazo a los problemas que conducen a la infrecuencia de relaciones sexuales entre lesbianas, con el conocimiento que ninguno de estos problemas que se listan pueden ser aplicados a parejas heterosexuales o gays.

En la realidad factores muy dispares contribuyen a la poca frecuencia de los encuentros sexuales, tales como la homofobia, diferentes deseos en cuanto a determinadas prácticas sexuales, repercusiones de un affaire por parte de una de las integrantes de la pareja, depresión o los efectos de medicamentos antidepresivos, balancear la responsabilidad sobre niños, trabajo o relaciones con la familia de origen. No hay que desestimar el poder de ninguno e los factores que hemos nombrado. Si vuestra pareja está pasando por una combinación de estos factores, sean pacientes (muy pacientes) consigo mismas y con su pareja.

Yo suelo discutir este tipo de problemas y las soluciones surgen muy frecuentemente por parte de las lesbianas que hacen terapia.

Problema 1: ¿Quién inicia el sexo?. En una relación lesbiana tenemos a dos mujeres que han sido educadas con la idea de no ser sexualmente agresivas. En el principio de la relación la pasión muestra el camino, pero la pasión disminuye con el tiempo y ninguna de las partes asume la responsabilidad de iniciar el sexo.
Solución: No se consuelen con el pensamiento de que la pasión disminuye. Tampoco hagan una conspiración de silencio; comuníquense. Hablen sobre el tema. Cambien los condicionamientos de género. Liberen sus pensamientos. Piensen en el placer sexual.  Recuerdense a sí mismas, y a la mujer con la que comparten su vida, cuan sexy eres y como ella te enciende cada vez que está contigo.

Problema 2: Las chicas buenas no hablan de sexo. ¡Auxilio!.
Solución: Las mujeres se benefician hablando con sus parejas acerca de lo que les pasa (o no) en su vida sexual. Este tipo de comunicación construye la satisfacción sexual. Un incremento de la satisfacción sexual se convierte en un incremento de la frecuencia de las relaciones sexuales. Cambie su mentalidad para abrirse a nuevas áreas de erotismo. Permítanse integrar sexo y erotismo en el disfrute de su vida juntas.

Problema 3:  Las mujeres que provienen de familias profundamente religiosas que reprimen el placer sexual internalizan esa idea. El placer sexual se asocia en sus mentes con la idea de hacer algo equivocado. Agreguen a eso la prohibición de la mayoría de las religiones en cuanto a ser homosexual, y la habilidad de disfrutar o de sentirse cómodas con el sexo se ve seriamente afectada.
Solución: Aprendan juntas un nuevo lenguaje religioso. Encuentren una iglesia que no les discrimine. Tenemos algunas en nuestra comunidad. Prueben asistir a Science of Mind, Metropolitan Community Church, First Unitarian Universalist, or Unity Church. Vivimos en un mundo de computadoras, piensen en términos de software y hardware. Tenemos un software religioso que nos ha programado de modo destructivo desde nuestra niñez. Cambien esa programación. Busquen un software religioso positivo, enriquecedor y poderoso que combine con su estilo de vida y su sentido de vida positiva.

Problema 4: Traumas de la niñez.
Solución: La presencia de problemas de abuso sexual infantil persisten en la adultez impidiendo un total desarrollo de la sexualidad. Comunica tu historia de abuso. Trabaja sobre esa historia y sus consecuencias con alguien en quién confies. Proveete de literatura que te sirvaa de guía. Lee y estudia el libro de Ellen Bass's y Laura Davis's "The Courage to Heal: A Guide for Women Survivors of Child Sexual Abuse".

Si has estado leyendo mis artículos a través de los últimos dos años, sabes cuanto insisto sobre la importancia de la comunicación en la pareja. El siguiente es un cuestionario orientado a mujeres lesbianas para mejorar la comunicación entre tú y tu chica, tienen que hacerlo juntas.

* ¿Tenemos sexo con mayor o menor frecuencia de la que te gustaría?.
* ¿Por qué tenemos sexo solo en la noche, o en las mañanas?.
* ¿Por qué siempre lo hacemos en el mismo lugar?.
* ¿Por qué tenemos sexo solo los fines de semana?.
* ¿Por qué solo tenemos sexo después de drogarnos o tomar alcohol?.
* ¿Por qué solo tenemos sexo si no hay nadie mas en la casa?.
* ¿Por qué no usamos juguetes sexuales o vibradores?.
* ¿Por qué usamos juguetes sexuales o vibradores?.
* ¿Por qué siempre hacemos el amor de la misma manera?.

Tener la posibilidad de preguntar o decir que deseas o que no deseas hacer mas es un acto de fe en la relación. Verse imposibilitada de expresarte con honestidad es un voto de desconfianza en el potencial de tu pareja.

Lectura recomendada: The lesbian sex book de Wendy Caster

El Dr. Asher es licenciado en psicoterapia que ejerce su práctica privada en Fort Lauderdale.
Su oficina está localizada en 1040 Bayview Dr, Ste. 517, Fort Lauderdarle, Tel. (954) 565-1901.
E-mail: Ashercentr@aol.com
El da charlas llamadas  "Couples Together" los segundos y  cuartos sábados de cada mes de 7 a 9 p.m. en el Community Center. Si estás interesada, llama para saber cuando inicia el nuevo grupo en su oficina "Gay Parents".