Agradezco a Virginia tomadelabastilla@yahoo.com.ar su colaboración en la recopilación de los siguientes fragmentos.


De Vita a Virginia Woolf, enero 21, 1926.
Milán, enviada desde Trieste
"Estoy reducida a ser una cosa que quiere a Virginia.
Escribí una carta durante las opresivas horas insomnes de la noche, y todo se ha ido: Solo te extraño de una manera desesperadamente humana. Tu con todas tus expresivas cartas, jamás escribirías una frase tan elemental como esa. Probablemente ni siquiera la concebirías. De todas maneras creo que serías capaz de hacerte cargo de un pequeño bache. Pero tu lo cubrirías de frases tan exquisitas que terminaría por perder un poco de su realidad, en tanto que conmigo es algo absolutamente implacable: te extraño aún mas de lo que hubiera creído, y  estaba preparada para extrañarte mucho. Esta carta es tan solo un aullido de dolor. Es increíble cuan imprescindible te has vuelto para mi. Supongo que tu estás acostumbrada a que la gente te diga eso. Maldición, criatura peligrosa. No lograré que tu me ames más, entregándome a mi misma de esta forma. Pero oh, mi amor, no puedo ser lista e indiferente contigo: te amo demasiado para eso. Verdaderamente. Tu no tienes ni idea de cuan indiferente puedo ser con la gente que no amo.  Lo he convertido en una especie de exquisita destreza. Pero tu has derribado todas mis defensas. Y realmente no lo resiento.
De todos modos no te aburriré más.
Reemprendimos el viaje, el tren nuevamente se mueve tendré que escribir en la estaciones- las cuales son muchas afortunadamente a lo largo de las llanuras lombardas. Venecia.
Las estaciones eran muchas, pero no contaba con el hecho que el Orient Express no se detendría en ellas.
Y aquí estamos en Venecia tan solo por diez minutos.
Unos desgraciados minutos durantes los cuales puedo intentar escribir. Ni siquiera tengo tiempo para comprar una estampilla italiana, así que esto tendré que enviarlo desde Trieste. Las cascadas en Suiza estaban heladas, convertidas en una especie de  iridiscentes y compactas cortinas de hielo, colgando sobre las rocas; realmente encantador.
Italia está toda cubierta de nieve. Nuevamente reemprendemos el viaje. Tendré que esperar hasta mañana en Trieste. Por favor Perdóname por escribir una carta tan mísera.
V."

A Virginia Woolf, de enero el 29, 1927
Cerca de Hannover
"Mi querida Esperaba despertarme menos deprimida esta mañana, pero no fue así. Me fui a la cama anoche tan oscura en pensamientos como el fango. La tremenda monotonía de Westfalia lo hace aún peor: ciudades de fábricas, montones de escoria, país plano, y algunos remiendos de nieve sucia. Y tu vas a lo de los Webbs. Bien, bien...¿Por qué no estás aquí conmigo? ¿Oh por qué? Te deseo terriblemente. La única cosa que me causa algún placer es Leigh.
Se ha comprado una especie de capa hecha de piel de oveja, con lo cual el se hace a la idea que se parece a un pastor húngaro, pero unos anteojos con bordes de  astas, y unos bombachos un tanto llamativos destruyen el efecto. Dottie por otro lado se ha aparecido con un larguísimo tapado de piel que le llega hasta los tobillos, tan apretado como para hacerla aparecer rolliza, luce como una gran duque prusiano. Estamos todos un tanto malhumorados y tenemos trifulcas por los equipajes. Deseo mas que nunca viajar contigo. Me parece que eso es la cumbre de todos mis deseos. Y me desespero pensando como puedo hacerlo realidad.
¿Puede ser posible, que piensas? Oh mi encantadora Virginia, te extraño terriblemente. Y cualquier cosa que la gente hable o diga me suena aburrido y estúpido.
Cada vez deseo mas y mas que no viajes a América; estoy segura que sería demasiado cansador para ti, de todos modos creo además que no te agradaría. ¿Vendrías a Beirut en cambio?.
Así que vagamos a través de Alemania, y es realmente aburrido. ¿Realmente habré perdido mi entusiasmo por viajar? No, no es eso, es simplemente que deseo estar contigo y con nadie más. Pero te vas a aburrir si sigo diciendo cosas como esas-solo que vuelve y vuelve una y otra vez hasta que brota de mi lápiz. ¿Te das cuenta que debo esperar quince días hasta que nuevamente sepa algo de ti? Pobre de mi. No había pensado en eso, antes de dejarte, pero ahora es una carga enorme y horrible. ¿Qué no te podría ocurrir en el transcurso de una quincena? Podrías enfermarte, enamorarte. Sólo  Dios sabe!.
Trabajaré duro, en parte para complacer, en parte para complacerme, en parte para hacer que pase el tiempo en parte para tener algo con lo cual compensarte.
Atesoro tu repentino discurso sobre literatura de ayer en la mañana.,- una especie de despedida afectuosa, cual un Polonio a Laertes. Es mas que una  verdad que tu has influido intelectualmente en mi infinitamente mas que cualquier otra persona, y  ya por eso te amo, y siento endurecerse mis músculos.
'Il poeta e un' artiere
Che al mestiere
Fece i muscoli d'acciaio . . . .'
Sí, mi Virginia muy querida, estaba en una encrucijada en el momento justo en que te conocí.
¿A ti te gustaría que yo escribiera bien, o no? Y yo detesto escribir mal- y haber escrito tan mal en el pasado. Pero ahora, tal como la Reina Victoria seré buena. Diablos! Desearía que estuvieras aquí- el grupo de potros  da brincos con ímpetu. Envíame cualquiera de
tus papeles y envía "Sobre la lectura". Por favor.
Espero que mis cartas te lleguen rápido y pronto. Dime si escribo demasiado a menudo, te amo.
V."


De Virginia Woolf a Vita Sackville-West
Martes 2 de febrero de 1926
(...)
"Ahora debo terminar esta carta. Y no he dicho mucho de nada ni te he dado una idea de las altísimas y aterradoras olas y los profundos pozos infernales que asciendo y desciendo en pocos días. Como todos. Subimos y bajamos violenta, incesantemente, y me siento algo avergonzada, ahora que trato de escribirlo, de ver qué minúsculo egoísmo hay en el fondo de todo eso, por lo menos en mi caso: que no puedo escribir mi novela, que debo salir a tomar el té, que tendría que comprar un sombrero. Ah, pero también está Vita. Quererla no es un egoísmo minúsculo.
¿Sabes que esta mañana sufrí un verdadero golpe de decepción? Estaba segura de que tendría una carta tuya, la abrí, y en su lugar encontré una carta de una mujer (Ethel Pye) que hace diez años se sentó frente a mí en un ómnibus azul y que ahora quiere venir a hacer un busto mío. Pero la adulación implícita me enfadó tanto, que otra vez estuve maldiciendo: no hay intimidad, siempre hay gente que viene y no hay carta tuya. ¿Por qué no? Sólo una nota desde Dover y un gemido salvaje melancólico adorable desde Trieste. 
Y tampoco ninguna fotografía.
Adiós, queridísima criatura lanuda."


Reflexiones de Virginia Woolf  en su diario
"Estas lesbianas estiman las mujeres. Con ellas la amistad siempre queda teñida de amorosidad. Me gusta Vita y me gusta estar con ella y su esplendor, me gusta su caminar a grandes pasos con sus largas piernas que parecen hayas, una Vita rutilante, rosada, abundosa como un racimo, con perlas por todos lados. ¿Qué efecto me produce todo eso?
Muy ambiguo. Veo una Vita florida, madura, con su abundante pecho: sí, como un gran velero con las velas desplegadas, navegando, mientras que yo me alejo de la costa. Quiero decir que tiene mundo, que sabe estar en una palabra: ella es (y yo no lo he sido nunca) una  mujer de verdad. Mentalmente no tiene mi clarividencia, pero bien, ella se da cuenta de todo y me prodiga esta protección maternal que, por los motivos que sea, es lo que más he deseado siempre, de quien fuese. Vita, a su manera, me da aquello que me dan Leonard y Nessa (se refiere a su  hermana Vanesa)."

Del Diario de Virginia:
"Vita vendrá mañana a comer.
Será un gran entretenimiento y un gran placer. Resulta curioso observar nuestra relación: tan ardiente cuando nos separamos en enero
y ¿ahora qué? Me gusta su presencia y su belleza.
¿Estoy enamorada de ella? ¿Qué es estar enamorada?"

De Vita a Virginia
"Mi corazón quema como un carboncito cuando leo que me añoras. Yo también te encuentro a faltar mucho. Es un dolor casi agradable, ya me entiendes es un gusto tener un sentimiento tan intenso y persistente por alguien Es un signo de vitalidad"

De Vita a Virginia
"Me estoy volviendo más y más recluida socialmente hablando, y esta tendencia me espanta. Yo no tengo tu habilidad para entender la humanidad. Y ésta puede ser una de las razones por las que me gustan más la mujeres que los hombres (hasta platónicamente hablando), porque las mujeres nos tomamos la molestia de hacer que las amistades tomen cuerpo. Nos hacemos.
Éste es un negocio de mujeres. Los hombres son demasiado inútiles y vagos para dedicarse."

De Vita a Harold
"Quiero a Virginia, ¿Quién no lo haría?, pero realmente, querido, mi amor por Virginia es una cosa diferente de las otras: es una cosa mental, una cosa espiritual, una cosa intelectual. Me inspira un sentimiento de ternura que supongo deriva de la divertida mezcla que presenta de fortaleza y debilidad. La fortaleza de su mente y su terror permanente de volverse loca otra vez No se qué efecto podría tener para ella. Éste es un fuego con el que no me quiero quemar Le tengo demasiado afecto y un gran respeto. Además, ella sólo lo hizo con Leonard, un terrible error, y enseguida lo dejaron. Así que, para ella, todo es desconocido. O sea que ya lo ves, en este caso soy prudente; lo sería menos si me sintiese más entusiasta déjame serte franca me he acostado dos veces; eso es todo; me parece que ya te lo había comentado. Ahora ya lo sabes y espero que no te haya ofendido."

De Vita a Harold
"De todo el mundo, a quien encuentro más a faltar es a Geoffrey y a Virginia. No es que Geoffrey no resultase una lata a veces y un tipo de ansia Aún añoro más a Virginia, porque ella no fue nunca una lata y en cambio fue una delicia de persona Una ansiedad, sí, por descontado, y aunque ahora pienso que la habría podido salvar si hubiese estado allí, con ella, y hubiese sabido cómo se iba deteriorando mentalmente. Pienso que me lo habría explicado, como lo había hecho otras veces."


Cartas de Violet Treffusis - Vita Sackville West
Octubre 8, 1910
Extracto
"Me encuentro en el acto de preguntarme a mi misma si debo contestar tu pregunta. Una pregunta por demás indiscreta que merece una severa reprimenda. Respondo, no respondo, respondo. Oh, al diablo con la discreción!.
Bien tu me preguntas a quemarropa, por que razón te amo...te amo Vita, porque luche duro para conseguirte...te amo, Vita, porque nunca devolviste mi anillo. Te amo Vita porque nunca te rendiste ante nada; te amo, Vita, porque jamás capitulas. Te amo por tu inteligencia maravillosa, por tus aspiraciones literarias, por tu inconsciente coquetería. Te amo porque tienes la apariencia de no dudar de nada!. Amo de ti, lo que también yo poseo: imaginación, el don de las lenguas, gusto, intuición, y hospedera de tantas cosas.
Te amo, Vita, porque he visto tu alma"     


Junio 30, 1918
"Fue casi como un infierno dejarte. Sólo Dios sabe cuanto te quiero, cuanto te adoro. Tu no puedes saber cuanto...la última noche fue perfecto...estoy tan orgullosa de ti, mi dulce, me complazco con tu belleza, tu belleza de formas y rasgos. Me regocijo en mi entrega, hoy, no siempre es así.
Querida, si tu novela, hubiera sido en francés, tendría que haber sido bautizada "Domptée".
Amaestrada. Mitia, te extraño tanto. No me importa lo que digo. Me encanta pertenecerte. Me deleito en eso, en que sola, me has doblegado a tu voluntad, hecho añicos mi dominio sobre mi misma, me has despojado de mi misterio, hecho tuya, tuya, de tal modo que lejos de ti no soy nada más que una marioneta inútil! Una cáscara vacía. Alushka no debería haberse avergonzado de ser la mujer de Dimitri...todo lo contrario!...
...he puesto ciertas "cortinas" con el resto de la gente, pero no tengo ningunas contigo, ni siquiera finas como la gasa. Me regocijo al ver cuan poco tenemos de común con el mundo."
Tu Lushka
Quema esto. Prometelo!


Julio 22, 1918
Extracto
"Durante16 noches he escuchado expectante que se abra la puerta de  mi habitación, y el susurrante "Lushka"  que musitas al entrar, y esta noche estoy sola. ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo haré para conciliar el sueño?...no quiero dormir, a causa del temor a despertarme, pensando que estás a mi  lado, abriendo mis brazos, para abrazar el vacío!
Mitia, ¿te acuerdas de esto?
Todo lo que se del amor lo he aprendido de ti.  Y se todo aquello que los amantes pueden saber
Puesto amante de ser apasionadamente amada La sutileza de tu sabio cuerpo.
Movió a la curiosidad a mis sentidos.
Y tu sabio corazón lo adornó para mi.
¿No me enseñaste acaso como amarte, como ganarte, como sufrir por ti ahora puesto que tu has conseguido en tanto haya vida que todos mis nervios, todos mis sentidos sean tuyos?.
Sufro por ti ahora, con la misma habilidad.
De un éxtasis que se digiere a si mismo, cuyo estremecimiento.
Tu tomaste de las misma manos del Amor...supongo que ahora te darás cuenta, que esto no puede seguir así, que debemos de una vez por todas tomar coraje con ambas manos, y  marcharnos juntas.  ¿Qué clase de vida llevamos ahora? La tuya una infamante y degradante mentira al mundo, oficialmente comprometida a alguien que no te importa, perpetuamente con ese alguien, que constituye en si mismo un ultraje hacia mi, siendo constantemente vigilada y cuestionada, observada para ver si la esperada actitud no tiene lugar, cuestionada para asegurarse que no hay otra!.
Yo, importándome un comino cualquiera menos tu, completamente perdida, miserablemente incompleta, condenada a llevar, una existencia fútil y sin propósito, que carece ya del menor atractivo para mi...
Un divertido cuadro, o no lo es? Y tu sabes cuan verdadero es esto. Sea lo que fuere, te imploro que termines esa farsa con H.N. es la única cosa que puede salvarnos, la única cosa que nos asegurará la paz a ambas.... Nunca pensé que yo amaría o podría amar de esta manera..."


Marzo, 1919
Extracto
"Te quiero cada segundo, cada hora de mi vida, aunque estoy siendo inexorable y lentamente arrastrada hacia alguien mas...algunas veces me inunda una especie de agonía física deseándote...una súplica por tu cercanía y tu caricia. En otros momentos siento que debería estar suficientemente feliz, conforme de escuchar tu voz. Trato imaginar  tus labios sobre los míos...
Nada ni nadie en este mundo podría matar este amor que siento por ti. He sometido toda mi individualidad, toda la esencia de mi ser a ti. Te he entregado mi  cuerpo hora tras hora para que lo trates como tu desee, para cortarlo en piezas si eso hubiera sido tu voluntad. Todas las vallas de la imaginación he dejado descubiertas para ti. No hay recinto en mi mente donde tu no hayas penetrado. Me he confiado a ti y te he cuidado y dormido contigo y me encantaría contarle al mundo que clamo por ti...tu eres mi amante y yo soy tu mujer, y los reinos, imperios y gobiernos  han temblado y sucumbido antes frente a esa poderosa combinación. La más poderosa del mundo"



Cartas de Renee Vivien
Carta escrita a su profesor  y mejor amigo Charles-Brun que da una pauta de la homofobia reinante en la Belle epoque. 24 de Marzo de 1901.
"Mi amor por ella ya ha sido murmurado en Londres, eso impedirá que mi hermana se case, eso  terminará por llevar al pánico a mi madre de por sí nerviosa, eso me proscribirá de toda sociedad humana (se me dice que eso conduce a la locura), y yo la amo, mire usted, con una pasión tenaz y terrible, tanto que nada me puede separar de ella, (tanto que yo enfrento todas las consecuencias), que yo elegiría la locura y la muerte y la soledad de los seres que están unidos a mi existencia antes que arrancar este amor doloroso. Yo puedo soportarlo todo por Ella sola, la perdida de Ella me arrojaría al abismo".


Carta a Natalie Barney
18 de Julio de 1901, luego de la separación.
"He sufrido mucho y silenciosamente al verme forzada a rehusarte una entrevista, pero sentía mi antigua amada cuan imposible es que nos veamos en este momento. Los acontecimientos tristes son demasiado recientes aún, y ni una ni la otra hemos podido purificarnos de toda animosidad. Deja al tiempo enfrentar, desvanecer, extinguir.
No me arrepiento de haberte amado, tu has sido aquella que ha tenido lo mejor  lo más doloroso de mi existencia..."


Cartas a Kérimé
1904.
"Escríbeme más, más...bebo tus palabras como si las aspirara de tus labios. Tu no me conoces aún, mi Dulzura, y quizá me juzgues mal. Yo no soy frívola. Natalie fue mi primer amor.
Mientras, desesperada por jamás haber poseído su alma del modo en que he poseído su maravilloso cuerpo de mujer, he preferido olvidarla. Ya no veo a Natalie.
Ella debe amarme ahora porque la esquivo. Pero Natalie es un alma quimérica..."


Carta 15, 1905
"He recibido el año nuevo con una inmensa alegría. Y el dulce símbolo de esos corazones unidos me ha  dejado infinitamente feliz. Me siento cada día más fervientemente apasionada. Tu estás en mi, alrededor mío, tu te has vuelto mi propio pensamiento. Mi querido sueño ardiente, cuando te abrazaré finalmente?. Tu eres tan bella, tan bella que tengo el alma perturbada y hechizada. Nunca adivinarías hasta que punto me has cautivado.!".

Carta 29, Agosto 1905
"Me restan unos minutos antes de la partida mi dueña infinitamente dulce : aprovecho para esbozar una tiernas líneas...
Mañana estaré lejos, muy lejos de ti! Y que tristeza, en cuanto yo evoque la encantadora casa donde te he amado, donde te encontré por primera vez. Pero cuántos bella, cuántos tierna amiga, cuantos recuerdos  entre nosotras!.
Desde muy lejos, mi deseo te buscarás. Y tu sabrás que, por medio del pensamiento yo te poseo nuevamente.
Tu no has sido nunca tan bella ni más adorable que durante esos últimos días perfectamente bellos...
Le agradezco a la vida haberme dado una alegría tan bella, un sueño tan extraordinario. Puesto que una poeta ha respirado un sueño tan adorable : jamás poeta alguno tendrá una dueña tan maravillosa. Yo te adoro."



Las cartas y los poemas de amor de Emily Dickinson a Susan Gilbert
Junio 11, 1852
Están limpiando mi casa hoy, Susie, y yo aproveché para hacer un vuelo rasante hasta el escritorio donde con afecto, y contigo, voy a gastar las más preciosas de todas mis horas para pensar, suspirando, en ti. No puedo creer, querida Susie, todo el tiempo que hace que estoy sin verte, un largo y vacío año: sé que a veces el tiempo nos parece que pasa volando porque mis pensamientos sobre nosotras son tan cálidos como si te  hubieras ido apenas ayer... y luego pasa como si años y años hubieran atravesado el silencioso sendero y el tiempo se hace extrañamente largo. ¿Y ahora, cuán rápidamente voy a tenerte, a tenerte en mis brazos? .
Tendrás que perdonar mis lágrimas, Susie, ellas sienten esa felicidad de venir y no está en mi corazón reprocharlas y mandarlas a casa. No sé por qué pero hay algo en tu nombre que en este mismo instante se está apropiando de mí, que llena plenamente mi corazón y mis ojos, ellos también. No significa que yo esté  acongojada ni triste, no, Susie, pero pienso en todos esos lugares donde nos sentábamos al sol, y me da miedo haberlos perdido. Creo que es por eso que vienen mis lágrimas. Mattie estuvo en casa ayer en la tarde, y nos sentamos frente a la puerta de piedra, y hablamos sobre la vida y el amor, y chusmeamos sobre los caprichos infantiles, sobre las cosas felices la tarde se fue muy pronto y caminé hasta casa con Mattie bajo la luna silenciosa y sentí deseo de estar contigo. No viniste, querida, pero un pedacito de cielo sí, un cielo que se parecía a nosotras... y caminamos de un lado a otro maravilladas de que la felicidad estuviera acompañándonos. Aquellas uniones, mi querida Susie, por las cuales vivíamos, esa dulce y extraña certeza en la que caíamos y que nadie admitía, ¿cómo no habría de llenar mi corazón y golpearme salvajemente, cómo no habría de hacerme tuya y hacerte mía y hacerme sentir hoy feliz porque te tuve, aunque parezca mentira?.


Junio 11, 1852, más tarde
Tengo un solo pensamiento, Susie, esta tarde de junio, y es acerca de ti, y tengo un solo ruego; querida Susie, que es para ti. Porque tú y yo tomadas de la mano como están tomados entre sí nuestros corazones podrían quizá correr como chiquillas en medio de bosques y para olvidar muchos años y sus tristes consecuencias, y sería como volvernos chiquitas nuevamente... Ojalá así fuera, Susie, pero cuando miro alrededor me encuentro sola, y suspiro por ti otra vez y otra más, leve suspiro, vano suspiro que no te traerá de vuelta a casa.
Yo te necesito más y más, y el gran mundo crece y los más queridos son menos y menos cada día en que tú estás lejos - Yo extraño mi ancho corazón; toda yo, todo lo mío, va girando alrededor y clama por Susie.
Mis amados amigos también han partido, oh, están muy lejos, ¿y cómo no habrían de partir si tú y yo no estamos juntas? No nos permitas que olvidemos esas cosas, para los recuerdos nosotras tendríamos que ahorrar ahora toda esta angustia porque quizá ya es tarde para amarnos!! Susie, perdóname, querida, por cada una de las palabras que te digo -mi corazón rebosa de tí, ninguna otra sino tú está en mis pensamientos, aún cuando pretenda decirte algo sobre las cosas de este  mundo, las palabras me traicionan.
Si estuvieras aquí -oh donde estés, mi Susie, tenemos que hablar de todo, nuestros ojos murmurarán para nosotras y tu mano rápidamente tomará la mí... no hablaremos en absoluto de la lengua y sólo trataré de atraerte, de tenerte muy cerca de mí... recuerdo la semana de tu partida y me imagino que has vuelto, y me veo yendo por el camino para encontrarte, mi corazón corre más a prisa todavía que yo... hasta que la querida Susie llegue.
Tres semanas faltan quizá para que vuelvas y me pongo cada vez más y más impaciente hasta que llegue el día deseado...
Querida Susie, pensé furiosamente en todo lo que amas para mandarte algo y elegí finalmente las pequeñas violetas: son demasiado pequeñas, Susie, y ya no temo su perfume, porque ellas habrán de endulzar tu corazón.
Ahora, adiós, Susie, y que Vinnie te lleve su amor, y  su madre and y yo sumamos un beso, tímidamente, con miedo de que haya alguien allí! No permitas que nadie vea esta carta. ¿Lo harás, Susie?
Emily


Mediados de 1860
Debes dejarme ir primero, Sue,
porque yo  vivo en el mar 
siempre y sé  el camino
Podría ahogarme  doblemente
para evitar  tu naufragio,
querida,  si yo pudiera
tan sólo cubrir
tus ojos para que no
puedas ver el agua...

Alrededor de 1876
Susan -te soñé
esta noche y te envié
un clavel en el sueño,
hermana de Orfeo
-Ah, Perú-
sutil la suma
que te compra.

Noches salvajes - Noches salvajes
¡Cuando estoy contigo
Las noches salvajes
Son nuestra lujuria!
Triviales -los vientos -
Para un corazón
Que llega a puerto -
Ya no sirve el compás -
Ya no sirven los mapas!
Para remar en el Paraíso -
Ah, el Mar!
¡Esta noche debo
Anclar en ti!
Ella
Su pecho es adecuado para las perlas
Pero yo no soy buzo
Sus cejas son adecuadas para los tronos
Pero yo no tengo cresta
Su corazón es adecuado para el hogar
Yo -un gorrión- construyo allí:
Dulces ramitas y trenzas
Mi nido eterno

Una noche, su dulce carga sobre mi corazón
Apenas se dignó a mentir
Cuando, conmovida a causa de sus ideas sobre el placer,
Mi novia cometió un error -si fue un sueño o un hecho real sólo
El cielo lo podría confirmar,
O quizá yo soñaba con Ella que me daba
El poder de presumir que él, el que permanecía dentro de mí,
Me daba -aún en relación con Todo lo demás
Una ficción para sustituir la Fe.
Una ficción tal vez, quizá, como si hubiera sido real.




Cartas entre mujeres escritas en el siglo XII encontradas en un manuscrito alemán.

Carta de amor numero uno
"Para  C. La cual es mas dulce que la miel o  el panal  B. Te envía todo el amor que el amor puede enviar al amor,
Oh, tú mi única, mi ser especial!
¿Por qué te estás demorando tanto en ese país tan lejano?
¿Por qué quieres que desfallezca, yo tú única la que te ama, como bien sabes, con todo su cuerpo y
alma la que como pajarito hambriento suspira por ti cada minuto, cada instante?
Por siempre desde que fui apartada de tu dulce presencia
No he querido saber, ni escuchar nada que no se refiera a ti
Tal como una tórtola, luego de perder a su marido, ermanece eternamente acurrucada en su estéril nido,
Así lamento sin final hasta que nuevamente pueda disfrutar tu fidelidad.
Miro a mi alrededor y no encuentro a mi amante
Ni siquiera alguien para consolarme con palabras
En tanto yo feliz repaso en mi mente
La dulzura de tus conversaciones y tu presencia
Me siento oprimida por un terrible dolor
Porque no encuentro nada comparable ahora
¿Qué debería comparar a tu amor?
Es  más dulce que la miel o el panal
Y comparado  a eso el resplandor del oro y la plata carecen de valor
¿Qué más puedo decir? En ti todo es dulzura y valía de este modo mi espíritu siempre se desvanece en tu ausencia tu no tienes ninguno de los venenos de la deslealtad eres más dulce que la leche y la miel tu te destacas de la muchedumbre te amo más que todos los demás tu sola eres mi amor y mi deseo;
tu eres el dulce refresco de mi alma. 
No hay placer para mí sin ti.
Cada cosa que contigo era placentera
Es ahora fastidioso y monótono sin ti.
Entonces, deseo decir que en verdad
Si yo pudiera dar mi vida por ti, no vacilaría
Puesto que eres la única mujer que he escogido con mi corazón
Por esto siempre le pido a Dios
Que la amarga muerte no me lleve, no sin antes haber disfrutado verte tanto tiempo deseada, tanto
tiempo querida
Adiós.-
Ten toda mi fidelidad y amor;
Acepta todo lo que te he escrito y enviado
Y mi siempre devoto espíritu."


Carta numero dos
"Para  G. Su única y sola rosa.
A envía el nudo de preciosa unión
Que fortaleza debo tener para poder soportarlo
para poder resistir tu ausencia?
Es mi fortaleza la fortaleza de las rocas
que pueden esperar a su regreso?
no ceso de sufrir, noche y día
como alguien que ha perdido sus pies y sus brazos
sin ti no hay nada placentero o agradable
se parece al barro bajo los pies
en lugar de regocijarme lloro
mi alma nunca esta feliz
cuando recuerdo los besos que me diste
la manera en que refrescaste mis pechos con tus dulces
palabras
desearía morir puesto que no puedo verte
¿Qué debería hacer yo la mas infeliz hacer?
¿Hacia donde debo voltear?
Oh, si mi cuerpo hubiera sido entregado a la tierra
Hasta tu ansiado regreso.
O si pudiera hacer un viaje como Habacuc,
De modo que pudiera una vez ver
El rostro de mi amante
Entonces no me importaría morir en ese momento
Puesto que no ha nacido nadie en todo el mundo
Que sea tan encantadora y querida
Nadie que sin fingir
Me ame tan profundamente
Por eso sufro sin fin
Hasta que me sea permitido verte
Tal como lo dijo un hombre sabio, la peor miseria
Es estar lejos de alguien con cuya ausencia no se
puede vivir
Entretanto que el mundo se sostenga
Tu nunca serás borrada del cuidado de mi corazón
¿Por qué persisto con tantas palabras?
Regresa, mi dulce amor!
no pospongas mas tu viaje
Debes saber que no puedo tolerar tu ausencia
Adiós
Recuérdame."



De Eleanor Roosvelt a Lorena Hickcock
Marzo 5, 1933
Hick mi querida, no puedo ir a la cama esta noche sin una palabra de ti. Me sentí como si una parte de mi partiera esta noche. Tu te has convertido en una parte tan grande de mi vida que se siente vacía si no estás tu, y eso a pesar que estoy ocupada cada minuto. Oh querida. Espero realmente que tu estarás feliz por mi amistad. Sentí que te traje demasiadas inquietudes y sufrimientos este día y más de una tristeza más de lo que podrías soportar y no te quiero hacer infeliz.
Todo mi amor
Buenas noches querida
Que los ángeles te guarden
Que dios te proteja
Mi amor te envuelva
Toda la noche
Siempre tuya
ER


Marzo 7, 1933
ER a Hick...
Hick querida,  He estado pensando todo el día en ti y otro cumpleaños estaré contigo,  sin embargo esta noche sonaste tan lejana y formal. Oh! Quiero poner mis brazos a tu alrededor. Deseo abrazarte estrechamente. Tu anillo es un gran consuelo para mi. Lo miro y pienso ella me ama, de otro modo yo no lo estaría usando.

Sin fecha
ER a Hick
Desearía poder yacer a tu lado esta noche y tomarte entre mis brazos.

Sin fecha
Hick a ER luego de una larga separación
Sólo ocho días mas...es divertida la manera como el rostro mas querido se desvanece al pasar el tiempo. Lo que más claramente recuerdo son tus ojos, con una especie de desafiante sonrisa en ellos, y la sensación de ese suave punto justo al noreste de las costado de tu boca contra mis labios...




Poema de Djuna Barnes
A una de otro humor
¿Oh amada querida, debería dejar
de mirarte, siempre con ojos húmedos,
y quejumbrosos besos de estos labios donde yace
más miel que en tus áloes? ¿Debería romper
aún más oscuras hierbas, y suspirando no perder de vista
con fingida lamentación y gritos temerosos,
rodeándote lentamente con blasfemias
porque estaría bailando? No, me falta
la necesaria torpe salmodia de la desesperación.
No resuena en mí tu sombrío humor,
ni está en mi corazón. Ni en ningún lugar
dentro de mi carne, la misma carne que enamoraste.
¿Entonces para qué aflojar mi trenzado pelo
ocultando mis ojos, y pretender que cavilo?



Poema de Gertrude Stein
Antes de que las flores de la amistad se marchitaran
la amistad se marchitó
Amo a mi amor con v
porque así es
amo a mi amor con b
porque estoy cerca de aquello
un rey.
Amo a mi amor con a
porque es una reina
amo a mi amor y a es la mejor de ellos
piénsalo bien y sé un rey,
piénsalo más y piensa una vez más
amo a mi amor con vestido y con sombrero
amo a mi amor y no con esto o con aquello
amo a mi amor con y porque es mi prometida
ámola con una d porque está mi amor al lado
gracias por estar allí
a nadie le ha de importar
gracias por estar aquí
porque no estás allí
y con y sin mí lo que es y sin ella puede tardar
y entonces y cómo y todo alrededor pensamos y
descubrimos
que es hora de llorar ella y yo.



Poema de Marina Tsvetàieva del ciclo de poemas
"Amiga". Producción posterior a su ruptura con Sonia Parnok.
Bajo la esponjosa frazada
revivo el sueño de ayer,
qué y de quién fue la victoria.
Y la derrota, ¿de quién?
Otra vez la memoria,
una vez el dolor.
Aquello que nombre no poseía
¿puede llamarse amor?
¿Quién fue cazador, quién presa?
Todo diabólicamente retorcido.
()
En aquel duelo obstinado, ¿de quién
fue siempre la bala, de qué mano,
qué corazón fue, el tuyo o el mío
que al galope se enceló?
Y a pesar de todo, ¿Qué fue?
¿qué deseo o qué mudo
remordimiento? aún no lo sé;
y yo, ¿vencedor?... o ¿vencida?


De Hilda Doolittle fragmento dedicado a Safo
"En verdad, Safo se ha convertido para nosotros en un nombre, en una abstracción tanto como en un seudónimo del sentimiento humano intenso, ella es de hecho una roca en un mar azul, ella es el mismo mar, rompiente y torturador y torturado, pero nunca roto. Ella es la isla de perfección artística donde el amante de la belleza antigua (naufragado en el mundo moderno) puede todavía encontrar apoyo y recuperar el aliento y encontrar valor para nuevas aventuras y sueños de continentes todavía inexplorados de futura excelencia artística. Ella es la sabia Safo".



Poema de Audre Lorde
Mujer
Sueño con un lugar entre tus pechos
para construir mi casa como un refugio
donde siembro
en tu cuerpo
una cosecha infinita
donde la roca más común
es piedra de la Luna y ópalo ébano
que da leche a todos mis deseos
y tu noche cae sobre mí
como una lluvia que nutre.


Poema de Cristina Peri Rossi de Lingüística General
Te amo como mi semejante
Mi igual mi parecida
De esclava a esclava
Parejas en subversión
Al orden domesticado
Te amo ésta y otras noches
Con las señas de identidad
Cambiadas
Como alegremente cambiamos nuestras ropas
Y tu vestido es el mío
Y mis sandalias son las tuyas
Como mi seno
Es tu seno
Y tus antepasadas son las mías
Hacemos el amor incestuosamente
Escandalizando a los peces
Y a los buenos ciudadanos de éste
Y de todos los partidos [...]


Poema de Adrienne Rich - Poema emergente, sin número
Pase lo que pase, vivirá en mí
tu cuerpo. El ondeante ejercicio de tu amor,
sensible, frágil como la fronda apenas enroscada
del helecho en espiral en los bosques
recién dorados por el sol.
Amplios, tus muslos, viajeros nobles y generosos
donde mi rostro entero se hunde una y otra vez...
La sabiduría honda y la inocencia de esa morada
descubierta para mi lengua... En mis labios, el ritmo
tembloroso e insaciable de tus pechos...
Sentir tu mano en mí, firme, protectora,
descubriéndome, con la fuerza de tu lengua
y tus dedos finos llegando allí, donde te esperé
siempre,
en mi fondo húmedo y rosa.
Pase lo que pase, ahí estarás tú.