UN DIA DE ABRIL

Aquella relación había comenzado un día de abril, en el cumpleaños de aquella; esta que escribe la describía como la mujer más completa que se pudiera imaginar. La procuró, la buscó e intentó lo que nunca antes: hacerse amar por una mujer que nunca había amado y ni pensado en amar a otras mujeres, pero sucedió, aquella y ésta comenzaron una relación dentro de un ambiente donde las líneas de las relaciones se cruzaban en algún punto.Esa relación se rompió como todo, se terminó, una dice que por la falta de madurez de la otra y esta por la curiosidad de aquella de probar lo que este ambiente le ofrecía.
En el tiempo que estuvieron juntas el sol parecía iluminar el día solo para que aquellas dos encontraran el camino para estar juntas, aquella convencida de no poder querer a otra mujer si no a esta, ¿otra mujer? Ni pensarlo: estaba convencida que jamás habría una mujer mas perfecta para si, salieron muchas veces de luna de miel haciendo planes para seguir haciéndolo, les gustaba viajar juntas y así no tener que rendir cuentas en sus casas, la escuela iba muy bien para ambas, y aunque se llevaban 7 años de diferencia dentro de la relación aquello no era perceptible, muchas cosas buenas pasaban cuando estaban juntas, pero aquellos sentimientos no bastaron, la relación terminó.Aquella siguió saliendo con mujeres, aunque muchas veces había dicho no poder hacerlo, cortó su hermoso cabello hasta ser tan solo un velo sobre su cabeza, lo cortó y lo pintó del color de la luna al atardecer, solía ser una mujer muy femenina, pero eso también lo cambió. Esta también siguió saliendo con mujeres aunque sin mucho futuro, así que se dedicó a formarse un porvenir: terminó su carrera, y estudió una maestría compró un auto y una casa, estudió además para paramédico, así que vivía para su ambulancia y su casa que poco a poco iba arreglando, su trabajo en una gran empresa, le ayudaba mucho, tuvo suerte, entraron en su vida algunas mujeres más, pero nada importante.
De aquel gran amor no volvió a saber, casi diez años habían pasado y en ella no pensaba mas que en las fechas especiales, hacía ya mucho que no tenían contacto y aunque ésta lo deseara no tenía idea de donde encontrarla.Hasta un día, o más bien una madrugada que en una ronda en la ambulancia atendieron un llamado: una señora de edad avanzada había tenido un ataque al corazón, la dirección no le dijo nada, entraron, encontraron a la paciente en su recámara, al parecer ella misma había hecho la llamada, le dieron los primeros auxilios ahí mismo y después la trasladaron aun a un hospital, ahí terminaba su trabajo, días después regresó al hospital a llenar unos papeles y se le ocurrió preguntar por aquella señora: la señora se encontraba delicada pero estable, no cabía en su cabeza, ella conocía a la paciente, o mejor dicho a su hija, se alejó de ahí, con emoción, con asombro, con miedo.
Un par de días después en la tarde alguien tocó a su puerta:
- Me dieron tu dirección en la Cruz Roja, supe lo que hiciste por mi madre y venía a agradecértelo.
Como si se nunca hubieran dejado de verse ésta respondió:
- ¿Pasa, la cena ya esta lista, quieres cenar?.
- Que yo recordara nunca te ha gustado cocinar.
- Muchas cosas han cambiado.
- Gracias por lo de mi madre.
- No te preocupes, es mi trabajo, como está?.
- Bien, se va a recuperar.
Aquella hizo un ademán de irse y ésta atinó a decir:
- No te vayas.
Tras un corto silencio aquella dijo:
- No lo haré...

AUTORA: Bruja Mayor
lulabaray@yahoo.com