DESPUES DEL CINE

Días después de mi encuentro en el cine  quede muy interesada en ser de nuevo acariciada por una mujer sintiendo una extraña excitación cuando veía a una mujer  que hacia  que me humedeciera, así  que me decidí a ir a un lugar donde solo pueden ir mujeres, un día regresando del trabajo pase por un bar solo para mujeres, pero estaba cerrado, alcance a leer la próxima fiesta de disfraces el siguiente sábado,  tuve que esperar un par de días mas imaginando como serian las mujeres que pudiera conocer ahí, y con mucho ahínco fui a comprar un disfraz, muy sexy el de colegiala con un mini tableada con la cual me sentía un poco extraña por usar ropa así,  inconscientemente trataba de bajármela cada rato por que la sentía muy corta así como una blusa  blanca semi transparente y su suéter use medias hasta el muslo tome una gabardina, para no dar show en la calle,  al llegar ahí había muchas mujeres de todo tipo, algunas muy hermosas y atractivas y otras no tan agraciadas ni tan esbeltas, me dirigí a la barra y solicite una copa, al cabo de un rato el lugar estaba llenísimo de repente a mi lado se encontraba una mujer alta  no muy guapa pero si muy atractiva, la cual me dirigió la palabra.
Ella estaba vistiendo un disfraz de bruja  y   me invito a pasar a una mesa, poco a poco en la platica iba identificándome con ella y con su forma de ver las cosas, se volvió hacia mí y me dio un beso en la mejilla y  su mano derecha se poso en mi pierna, haciendo que mi cuerpo se electrizara, permití que continuara su mano la cual me sobaba la pierna, ella ya se había dado cuenta que mi piel estaba chinita y me hablaba cerca del oído, que por que la música estaba muy fuerte, su nombre es Graciela una mujer un poco mayor que yo de 41 años alta y fuerte ya que practica físico culturismo  aunque con manos dóciles y un trato amable;  al cabo de un rato y unas cuantas copas le dije que tenia que ir a tocador, me levante y ella fue detrás mío, entre al baño y ella impidió que cerrara  y me dijo que bonito cuerpo tienes, no tienes nada que temer solo te estoy cuidando yo tan solo me ruborice y continué con mi tarea al terminar  ella comento que mi coordinado era muy sexy, estaba usando un coordinado muy transparente que no dejaba nada a la imaginación al terminar nos  retiramos al bar de nuevo me acerque al la barra a solicitar una copa diferente y ella llego por mi espalda y me abrazo acercando su cuerpo al mío poniendo sus hermosos pechos en mi espalda y sus turgentes pezones se  incrustaron en mi espalda, provocando que los míos tambien se levantaran y con la ropa que traía se noto mas, de repente empezó  a besar por el cuello, la nuca y los lóbulos de mis oídos su mano derecha empezó a tomar rumbo hacia  mi cadera por el contorno de mi cuerpo y llegando hasta mi entrepierna y con movimientos circulares sobre mi prenda intima, que al poco tiempo termino totalmente mojada entonces  le tome su mano izquierda y la puse en uno de mis senos para que lo masajeara y jugara con mi pezón  mas tarde yo en empezar a estremecerme y darme cuenta que sus dedos ya penetraban mi cavidad vaginal haciéndome estremecer haciendo que separara un poco mas las piernas, nadie se daba cuenta de lo que sucedía, tal vez solo la  chica que atendía el bar por la cara que ponía, Graciela solo le sonrió y ella  no dijo nada y se fue a otro lado de la barra, de  repente dejo de sobar mi pecho para acariciar mis nalgas que hizo que me calentara un poco mas, sus caricias fueron mas intensas, y me dijo al oído vamonos a otro lugar mas intimo así que salimos hacia su coche ya dentro me pidió que me quedara junto a ella arrancó el coche y nos dirigimos a su departamento  y mientras llegábamos con su mano derecha  me daba un rico masaje a mis nalgas,, cuando al fin llegamos fue siempre muy gentil pero tan pronto cerro la puerta me abrazo y me dijo lo bella que soy mientras sus manos hurgaban en mis nalgas cuando de pronto mi falda cayo al suelo dejándome descubierta  tan solo por mis pantaletas húmedas, me beso y sus manos fueros desabotonando mi blusa hasta hacerla caer, así mismo quitando los tirantes de mi sostén para  dedicarse a besarlos mientras ella se iba desvistiendo hasta quedar como yo solo en pantaletas, entonces ella tomo mi cabeza y la atrajo a sus pecho para que los besara al cabo de un rato ella también estaba completamente húmeda. Graciela me tomo por la cadera y lentamente fue besándome el cuerpo hasta llegar a mis pantaletas las cuales fue bajando poco a poco hasta que quedaron en el suelo y ella me pidió que hiciera lo mismo, entonces ella me tomo de la mano y nos recostamos en la alfombra  y el juego comenzó de nuevo recibiendo caricias en los senos,  el estomago  y se detuvo en mi entrepierna pidiéndome que levantara las piernas y las abriera cuando al final empezó a darme sexo oral haciéndome que llegara a tener un sinfín de orgasmos, de pronto Graciela se separo y puso sus piernas entre las mías frotando su clítoris con el mío, eso fue una sensación tan extraordinaria que nunca en mi vida había sentido y experimentado fue grandioso, cansadas nos separamos y ella se paro recargándose en un  librero abriendo las piernas me pidió que hiciera lo mismo tratando de ser cuidadosa de no lastimarla ya que era mi primera vez que se lo hacia a una mujer cosa que no pude completar por que me pido algo un poco extraño que me levantara y  recargándome boca abajo en el descansa brazos de su sofá  separo de nuevo mis piernas y abrió mis nalgas y empezó a lamerlas  y de pronto me dijo voy a darte algo para recordar tus inicios sexuales y sorprendiéndome me introdujo en la vagina algo similar a un pene  que tenia en la cintura bombeándome como un hombre me dejo saciada plenamente,  eso fue sensacional que me lleno completamente al cabo de un arto me dijo ahora me toca a mi y volviendo a la posición que habíamos adoptado al entrelazar nuestras piernas me enseño un pene de plástico con dos cabezas por los extremos así que me introdujo una parte a mí  y otra a ella  haciéndome empujar hacia ella y ella hacia mi terminamos exhaustas, nos safamos de esto y me invito a su recamara para dormir las dos abrazadas desnudas.
El despertar fue tan sorprendente como la noche anterior ya que Graciela se encontraba detrás mío en la cama acariciando mis nalgas y lamiendo  el esfínter de mi ano y con su dedo de su mano izquierda lo fue metiendo para darse cuenta de lo estrecha que soy y me pidió que pudiéramos tener otras ocasiones así, lo cual le conteste que si pues ahora con ella vivo y me va muy bien

Autora: Maria Eugenia
Puedes comunicarte con ella por e-mail